miércoles, 30 de julio de 2014

Estados Unidos: Cae precio de vivienda, sube confianza del consumidor

Los precios de las viviendas unifamiliares en Estados Unidos cayeron inesperadamente en mayo, su primera baja en más de dos años y la más reciente señal del inestable estado del mercado de la vivienda. (Foto: Reuters).
 El índice S&P/Case Shiller de precios en 20 zonas metropolitanas bajó un 0,3% en mayo, sobre una base estacionalmente ajustada, su primera caída desde enero de 2012.

Economistas consultados por Reuters anticipaban un alza de un 0,2%.

"La desaceleración de los precios puede ser un indicio de una debilidad más general de la actividad del mercado de vivienda, particularmente después del muy lento comienzo de la temporada de ventas de primavera (boreal)", dijo el economista subjefe de TD Securities Millan Mulraine, en Nueva York.

En tanto, las tasas de propiedad de casas en Estados Unidos siguen bajando debido a que los desfinanciados estadounidenses optan por alquilar viviendas, mostró otro informe del Departamento de Comercio.

La tasa desestacionalizada de propiedad bajó a un 64,8% en el segundo trimestre del 2014, el menor nivel desde el segundo trimestre del 1995, desde un 65% en el primer trimestre.

El mercado de la vivienda de Estados Unidos ha enfrentado dificultades durante buena parte del 2014, una pausa que se atribuyó a comienzos del año a un invierno inusualmente frío, pero la debilidad ha persistido durante la primavera y verano.

Muchos economistas estiman que la vivienda arrastre al crecimiento económico este año.

El grupo de la industria The Conference Board dijo que su índice de confianza del consumidor subió a 90,9 en julio, el mayor nivel desde octubre del 2007, desde una lectura revisada de 86,4 el mes previo.

Los economistas anticipaban una lectura de 85,3, según un sondeo de Reuters.

El reporte de confianza mostró que la apreciación de los consumidores sobre el mercado laboral fue la más alta desde julio del 2008, cuando la recesión estaba en sus primeras etapas y la crisis financiera aún no golpeaba con toda su fuerza.

Los inversores parecieron concentrarse más en el dato de confianza del martes. El índice S&P 500 se elevaba un 0,25%, mientras que el índice del sector de la vivienda PHLX avanzaba un 1%.

En tanto, los precios de bonos operaban mayormente al alza.

Los precios de casas no ajustados por estacionalidad aumentaron un 1,1% en las 20 ciudades, lo que se compara con una expectativa de un alza del 1,5%.

Los precios en las 20 ciudades se elevaron un 9,3% interanual, en su menor avance interanual desde febrero del 2013 y por debajo del alza esperada por los analistas de un 10%.

La medición desestacionalizada de 10 ciudades bajó un 0,3% en mayo tras mantenerse sin cambios en abril, mientras que el índice no ajustado por estacionalidad de 10 ciudades se elevó un 1,1% en mayo, que se compara a un alza del 1% en abril.

En la comparación interanual, la medición de 10 ciudades se elevó un 9,4%.
Fuente: estrategiaynegocios.net

Venezuela: Centros comerciales se activaron con Ley de Arrendamiento Inmobiliario


El representante de la Cámara Inmobiliaria de Aragua, indicó que la intención es que se destranque el juego para el beneficio de todos
 El presidente de la Cámara Inmobiliaria en Aragua, Héctor Gómez, informó que los centros comerciales se han activado con la Ley de Regulación de Arrendamiento Inmobiliario para uso Comercial, a fin de destrabar las diferentes situaciones que se han presentado en cuanto al tema, por el beneficio de todos.

Indicó que este martes se desarrolló un foro en la ciudad de Maracay, con la ponencia de Gilberto Reyes y Óscar Borges, quienes son especialistas en el tema inmobiliario y “se debatió y analizó la Ley de Arrendamiento debido a las dudas e interrogantes que prevalecen”.

Indicó que el objetivo es informarle al gremio y al colectivo en general sobre este tipo de actividad, para igualmente ir desarrollando propuestas que vayan más allá de cualquier duda razonable.

“Esta normativa activó a los centros comerciales, ya que hay más de 600 mil empleos que se deben cuidar”, puntualizó Gómez, quien agregó que de ahí la importancia del tema comercial que evalúan todas estas variantes.

Señaló que es necesario hacer el mayor ruido posible para que la información llegue al Ejecutivo nacional, y se entienda que la intención es que se destranque el juego para el beneficio de todos.

Por su parte, el abogado Gilberto Reyes, indicó que los interesados en el tema inmobiliario conocieron aspectos prácticos una vez que entró en vigencia la ley que regula el arrendamiento comercial, como se implementa, cual es el balance, implicación procesal, como hace un inquilino o un arrendatario comercial para adaptarse a la nueva ley, el cálculo de arrendamiento y el mantenimiento de una relación estable entre los interesados sin violar la legislación.

Manifestó que se requiere tocar la innovación que representa esta nueva ley, la cual les otorga a los juzgados de municipios una competencia en materia contenciosa administrativa para regular en materia arrendataria.
Fuente: elperiodiquito.com

Venezuela: 70% disminuye venta de viviendas secundarias en primer semestre del año


La poca oferta de inmuebles potencia constantemente el precio de las viviendas. Gráficas: Archivo - See more at: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiaprincipal&id=633#sthash.KVweKi8V.dpuf
La Cámara Inmobiliaria del estado Táchira reporta una baja superior al 70% durante el primer semestre de este año; al tiempo que una absoluta desaparición del mercado primario. La disminución es consecuencia de la escasa oferta y el notable incremento en el precio de los inmuebles.

Así lo dio a conocer Carlos Utrera, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria del estado Táchira, quien asegura que el costo promedio de una vivienda en la ciudad supera los 3 millones de bolívares, monto que asciende a entre 5 y 7 millones si está ubicada en algún complejo residencial privado.

“Los precios han aumentado notablemente. Esa cantidad de dinero no lo tiene cualquier persona, y los préstamos bancarios llegan a 500 y 600 mil bolívares máximo. Eso ha hecho que las ventas caigan significativamente, pero es consecuencia de la poca oferta en el mercado. La Ley de oferta y demanda así lo explica. Cuando hay baja oferta y alta demanda los precios suben”, comentó Utrera.

Con respecto al mercado de viviendas primarias, aseguró que su baja llega a 0%. “Los complejos habitacionales a punto de culminar ya tienen vendidas todas sus unidades. No hay disponibles para la venta. Además registran un retraso mayor a dos años. Debieron entregarse hace dos años y no se pudo debido a los problemas que afronta el sector construcción con la falta de insumos y materia prima”.

De igual manera está paralizado el alquiler de viviendas a través de empresas inmobiliarias, debido a la prohibición vigente de acuerdo a la Ley. “Legalmente no pueden alquilarse viviendas, por eso las inmobiliarias no estamos trabajando con ese mercado. Se están arrendando unidades fuera de la Ley, pero nosotros no podemos participar en ello”, explicó.

De acuerdo a los anuncios publicados en portales Web y diarios impresos, los cánones de arrendamiento para viviendas también han crecido de manera vertiginosa, así como las exigencias del arrendador. Por ejemplo, el alquiler de un apartamento tipo estudio en la ciudad es superior a los 3 mil bolívares, mientras el de un apartamento o una casa con entre 2 y 3 habitaciones supera los 4.500 bolívares.

A esto hay que sumar la exigencia de pago de seis meses de depósito y un mes adelantado. Esto quiere decir que para arrendar una vivienda se requieren al menos 24 mil bolívares disponibles.

Por su parte, el alquiler de locales comerciales se mantiene activo con la poca oferta disponible, y gracias al decreto emitido hace cerca de dos meses, el cual consiguió normalizar la situación. “Los arrendadores venían actuando de manera muy cautelosa, y con el nuevo decreto se logró normalizar el mercado. Se trabaja con la poca oferta disponible en el mercado, y la escasa oferta hace que los clientes cada vez nos suban los precios”, agregó el vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria en el Táchira.

El panorama cercano no resulta alentador. Considera Utrera que hasta tanto no cambien las condiciones actuales del sector construcción, solo queda esperar mayor reducción en la oferta y precios más altos. Táchira tiene un déficit habitacional de 400 mil unidades, lo que quiere decir que siempre habrá demanda.

¡Imposible!

Los asalariados siguen siendo los más perjudicados del caso. Si para comprar una vivienda se requieren mínimo 2 millones de bolívares, el equivalente a 470 salarios mínimos, es decir, el dinero obtenido durante 39 años de trabajo ininterrumpido y sin gastar un bolívar; para alquilar un apartamento o vivienda la esperanza no es mayor. Se necesitan al menos 24 mil bolívares para cumplir las exigencias del arrendador, es decir, casi seis salarios mínimos. Pero luego, mensualmente, el inquilino deberá cancelar un salario mínimo y la tercera parte de otro para contar con un techo dónde pernoctar.
Fuente: Diario de Los Andes

martes, 29 de julio de 2014

Miami: En Miami no se frena compra de inmuebles por argentinos

Aseguran que los valores de las propiedades en Miami siguen por debajo de los niveles históricos, por lo que es negocio invertir.
Ni la devaluación de enero ni la inminencia del default frena a los argentinos que apuestan a invertir en inmuebles en Miami. Al contrario, los potencia. En los últimos meses la demanda de propiedades en esa ciudad de Estados Unidos siguió en aumento, impulsada especialmente por la mayor rentabilidad que se obtiene por los alquileres, que en general duplican el beneficio que se logra en los mejores lugares de Buenos Aires.

Por ejemplo, una casa de 119 metros cubiertos con tres dormitorios, dos baños y cochera en un barrio privado en las afueras de Miami se puede conseguir a u$s 139.000, cuando su precio en 2006 era de u$s 198.000, un 30% más de su valor actual. En cambio, por un monto similar se puede conseguir un departamento en Palermo de dos ambientes de 65 metros cuadrados. Casi la mitad de superficie. Mientras la rentabilidad en Estados Unidos es del 7,8% anual, en Buenos Aires se obtiene apenas un 4,8%.

A esto se suma que con la suba del "blue" los inversores ven incrementar sus ingresos a diario, lo que lo hace más atractivo.

"Hoy tenemos un promedio de 200 ventas por año a argentinos en la ciudad de Miami, creemos que esos números podrían aumentar potencialmente. Incluso, después de la devaluación de enero hubo más consultas porque la gente prefiere una inversión más segura en el exterior", señaló Elías Perchik, presidente de una inmobiliaria en Estados Unidos.

"Los argentinos son cautelosos pero siguen comprando por la suba del dólar y cada vez que hay crisis la gente tiende a sacar la plata del país", dijo a este diario Jorge Kupferman, Broker en Miami.

La mayor seguridad jurídica es otro de los atractivos a invertir en el exterior, además de la mayor facilidad de requisitos comparado con el mercado argentino. En este punto juega un papel fundamental las restricciones a la compra de dólares que tiene paralizado al sector inmobiliario local. Si bien, la crisis inmobiliaria explotó en 2008, aún quedan sus secuelas. "Hay áreas que aún están un 50% por debajo de su precio, son buenas oportunidades, porque se invierte con miras de crecimiento", indicó Perchik. Desde que la crisis en Estados Unidos deprimió los precios, las propiedades recuperaron ya más de un 60% su valor, pero aun así siguen siendo muy inferiores a la oferta existente en Buenos Aires. En ese sentido, hasta la presidente Cristina de Kirchner reconoció el año pasado que los ojos de los argentinos estaban puestos en el hemisferio norte, sobre todo en la ciudad de Miami, a la hora de realizar inversiones inmobiliarias. Según sostuvo durante parte de 2012 y los primeros meses de 2013, los argentinos habían gastado u$s 2.000 millones en propiedades en Estados Unidos, número que va en aumento.
Fuente: Ambito.com

Venezuela: Mercado de vivienda sufre una situación de colapso


enoriente.com
 En Venezuela “el mercado de vivienda sufre una situación de colapso”, de acuerdo a lo asegurado por Roberto Linares, jefe de la cátedra de Derecho Administrativo de la Universidad Simón Bolívar (USB).

Esto es causado -según indicó- por la nueva Ley de Arrendamiento de Viviendas, la cual ha dificultado la comunicación entre arrendador y arrendatario al establecer un modelo específico de contracto, que le quita la voluntad de las partes en la materia contractual.

“Ante la imposición que existe la gente ha buscado otros caminos porque no se quieren involucrar en la parte notarial. Se hacen contratos pero la gente no los está notariando”, comentó.

Aquiles Martini Pietri, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, señaló que la oferta de alquileres en el país es -en muchos casos- ilegal “porque todos esos pocos anuncios” que hay en los clasificados “no cumplen con los requisitos establecidos en la ley”.

En la nación el alquiler de todo un apartamento puede ir desde los 30 mil bolívares hasta Bs. 100 mil, incluso en muchos casos llega a superar este precio. Pero de acuerdo a Felipe Martínez Pietri, hay muy pocas ofertas de alquiler de viviendas o apartamento, pues lo que abundan son alquileres de anexos y habitaciones.

“El sueldo mínimo ni siquiera alcanza para la cesta básica, menos para una vivienda y no es porque sean precios injustos, sino que el salario de venezolanos cada vez es menor”, sentenció.

Venezuela: Se requieren más de 470 salarios mínimos para comprar casa o apartamento

informe21.com
 La contracción del sector de la construcción hace que la oferta de casas y apartamentos sea prácticamente nula y los pocos urbanismos que están disponibles lucen inalcanzables, con precios que superan los dos millones de bolívares. Las pocas ofertas son realmente desesperanzadoras para un trabajador promedio.

La situación no se presenta solo en San Cristóbal, se extiende a todo el territorio venezolano, donde la inflación mensual promedio se ha ubicado los últimos meses en 5%. Contar con una vivienda propia es imposible para quienes perciben un salario mínimo (Bs. 4.251) e incluso un poco más.

El costo promedio de una vivienda en la capital tachirense es de 2 millones de bolívares, el equivalente a 470 salarios mínimos. La escasa oferta en el mercado y el costo excesivo de los materiales e insumos para la construcción ha disparado enérgicamente los precios. La situación no se presenta solo en San Cristóbal, se extiende a todo el territorio venezolano, donde la inflación mensual promedio se ha ubicado los últimos meses en 5%, amenazando con cerrar el año sobre el 70%, según especialistas en el área.

En Venezuela más del 50% de la clase trabajadora percibe un salario mínimo y el financiamiento promedio de los bancos se ubica en 350 mil bolívares. Por ello, adquirir una vivienda propia y digna se convirtió en un sueño casi imposible de lograr.

La contracción del sector de la construcción hace que la oferta de casas y apartamentos sea prácticamente nula y los pocos urbanismos que están disponibles lucen inalcanzables, con precios que superan los dos millones de bolívares.

La oferta

Las pocas ofertas son realmente desesperanzadoras para un trabajador promedio. Los avisos clasificados no exhiben viviendas menores a dos millones de bolívares, salvo apartamentos a las afueras de la ciudad valorados en más de un millón 300 bolívares, cifra de igual manera astronómica en comparación al ingreso y poder adquisitivo de los asalariados.

El costo de una vivienda promedio - tres habitaciones, dos baños, sala, cocina, comedor y un estacionamiento- en San Cristóbal está calculado entre 2 y 10 millones de bolívares, dependiendo de su ubicación. Si se trata de una zona relativamente céntrica, el costo se ubica entre 2 y 4 millones; pero si está dentro de un conjunto residencial en una de las zonas preferenciales de la ciudad, la suma va de 5 a 10 millones de bolívares.

Las casas con más de 4 habitaciones y 4 baños, además de un estacionamiento con capacidad para más de dos vehículos cuestan más de 4 millones de bolívares, cifra que pudiera superar los 15 millones si se ubica en una de las zonas más exclusivas.

Sin salida

El costo de un terreno supera los 400 mil bolívares, y conseguir materiales para la construcción, en particular, cemento y cabilla se ha convertido en una tarea muy difícil de concretar.

La escasez y la especulación impiden que la mayoría tenga acceso a ello. Una paca de cemento, regulada en 50 bolívares, cuesta más de 700. Por tanto, la compra de un terreno y la construcción de una casa tampoco es la salida para solventar el problema. Para muchos la opción es comprar una vivienda vieja y remodelarla “poco a poco” cuando las condiciones económicas lo permitan.

Déficit habitacional

La Misión Vivienda, presentada en 2011 por el Gobierno como la solución al déficit habitacional, también muestra dificultades.

Las cifras del Ministerio de Vivienda revelan que durante el primer cuatrimestre de 2014 se concretaron 10 mil 283 casas, lo que representa una caída de 63 por ciento frente al mismo período de 2013, cuando se ejecutaron 29 mil 104. Para este año el Ejecutivo promete la entrega de 400 mil unidades, pero en los primeros cuatro meses solo realizó 2,7 por ciento, por lo que aún tiene pendiente el 97,3 por ciento restante .
Fuente: Informe21

lunes, 28 de julio de 2014

Venezuela: "La Torre de David es un activo de la ciudad"



El arquitecto Leopoldo Provenzali aseveró que toda decisión que se tome debe incluir a los vecinos de la zona. Lo mismo aplica con lo que se decida para el Sambil de La Candelaria
Para el arquitecto Leopoldo Provenzali la Torre Confinanzas es un símbolo de las crisis sistemáticas que ha habido en el país, sin embargo considera que debe ser recuperada. “La torre de David es un activo de la ciudad. Su destino tiene que ser muy bien pensado. La única razón para demolerlo es porque su estructura esté comprometida, que estudios técnicos digan que pueda colapsar”, indicó sobre la posibilidad de que sea demolida, como anunció esta semana el presidente Nicolás Maduro, quien afirmó que hay varias propuestas, como la conformación de un centro económico o que se acondicione para viviendas.

Considera que la edificación –también conocida como Torre de David– no le pertenece al Estado, a pesar de haber pasado al Fondo de Protección Social de los Depósitos Bancarios por la crisis bancaria de los noventa. “Los bienes que maneja a esa institución son fondos de entidades bancarias intervenidas, de fondos privados, de personas que tenían dinero ahorrado ahí”, explicó.

Es su argumento para resaltar que toda decisión que se tome debe incluir a los vecinos de la zona. Lo mismo aplica con lo que se decida para el Sambil de La Candelaria.

“Debe ser una concurrencia de iniciativas donde estén las autoridades y los habitantes de la parroquia Candelaria como principales afectados. Cuando hay zonas que se convierten en espacios controvertidos, hay que involucrar a la comunidad”, agregó.

Provenzali resume varias épocas del país en la cronología de hechos de la torre: la crisis bancaria de los noventa, el problema de vivienda y la falta de gobernabilidad en la ciudad. “Se convirtió en un símbolo de una crisis estructural que trascendió las fronteras del país y llegó a conocerse como el barrio vertical más grande del mundo”.

María Isabel Peña, directora del Instituto de Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela, coincide con Provenzali en que no debería ser demolida. “Sería una locura. En ese espacio podría haber ministerios, así como oficinas para rentar, tanto públicas como privadas. Incluso se podría aprovechar el helipuerto que tiene. Hasta un hotel se puede hacer”.

La arquitecta no considera muy buena idea de que se reacondicione para viviendas. Explicó que la altura entre los pisos no es la idónea para ese fin. Con respecto al Sambil de La Candelaria, aunque no es entusiasta de los centros comerciales, no ve ningún problema en que se use con el fin para el que se había construido.