martes, 13 de septiembre de 2016

Venezuela: Propietarios deberán cancelar hasta 150% más en el pago de condominio


Los edificios reducen vigilancia para recortar gastos | Foto Williams Marrero / Archivo
 El alza salarial y el pago del bono alimentación encarecen aún más los costos de consejería y mantenimiento. Expertos advierten que aumentará la morosidad, lo que afectará la calidad de vida.

Los aumentos del salario mínimo a 22.576,50 bolívares y del bono de alimentación a 42.480 bolívares, que entraron en vigencia a partir del 1º de septiembre, tendrán una incidencia significativa en los condominios de inmuebles residenciales: los costos se encarecerán entre 120% y 150%. Los propietarios, ante ello, se han visto obligados a tomar medidas como disminuir o eliminar el personal de vigilancia y llevar las labores de mantenimiento al mínimo.

“Para nuestro condominio el egreso total, solo por efecto del trabajador residencial, llegará a 81.300,53 bolívares, lo que representa 47,17% de los gastos totales mensuales. Se trata de un incremento general de 145% en comparación con el primer trimestre del año”, dijo José Soto, presidente de la junta de condominio de las Residencias El Carmen en El Marqués. En los cálculos incluye el pago de prestaciones sociales, régimen prestacional de vivienda y hábitat, Seguro Social y paro forzoso patronal.

Rosa Barrientos, presidente de la junta de condominio de un edificio en Santa Fe, indicó que el pago de las nóminas del conserje y de la vigilancia por las medidas del gobierno subirá 120%. “Lo que más nos ha impactado es el mantenimiento de los jardines y de las bombas, porque esas empresas contratadas también deben pagar los aumentos. Los productos de limpieza se incrementaron 100% y los artículos eléctricos y repuestos para las áreas comunes 130%. Hemos tenido que disminuir todo al máximo. De tener ocho vigilantes, pasamos a tener seis”.

En el caso de una de las torres del Conjunto Residencial El Naranjal, en Las Minas de Baruta, aunque ya no cuenta con el servicio de conserjería –lo eliminaron hace cinco años– el alza que pronostican es elevada: será de 150%. De ese porcentaje, 50% corresponderá solo al pago de una compañía que desde hace algunos años se encarga de la limpieza del inmueble, señaló Carlos Gómez, presidente de la junta de condominio.

En vista de los altos costos, José Daniel Blanco, dueño de un apartamento en La Urbina, explicó que en el edificio donde vive eliminaron la vigilancia como medida de ahorro y el jardinero solo trabaja una vez al mes en lugar de cuatro.

Otros condominios evalúan prescindir del trabajador residencial. Elías Santana, coordinador general de MiCondominio.com, afirmó que en la mayoría de los casos, los propietarios han planteado la imposibilidad de seguir pagándole al conserje por falta de recursos. “Es un problema social grave porque la persona se queda sin trabajo y sin casa. Además, el no poder pagar no es una causal de despido”, advirtió.

Facturas elevadas. Cada mes las facturas del condominio llegan entre 6.000 y 30.000 bolívares, dependiendo de los gastos en áreas comunes, reparaciones y servicios propios de cada edificio. Para finales de septiembre, las juntas calculan que estarán entre 9.000 y 35.000 bolívares.

“Los altos montos de las facturas dificultan el pago para muchos vecinos que se convierten en morosos aunque no lo deseen y se hayan caracterizado por pagar siempre a tiempo”, indicó Elías Santana. Añadió que independientemente del nivel socioeconómico, entre 8% y 11% de los propietarios integran en este momento el universo de morosos en cada edificio.

“Yo tengo alrededor de tres meses que no pago el condominio porque el dinero no me alcanza. La última vez que pagué tenía una deuda de cinco meses y la cancelé cuando me cobré el dinero de un tigre”, contó Blanco.

Tibaire Altuve, abogada especialista en Derecho Condominial y Trabajadores Residenciales, sostiene que cada deudor requiere de un tratamiento individual: “Hay que ver la conformación de los morosos, pues alguno será excelente vecino pero enfrenta una situación coyuntural, otros estarán descontentos por malentendidos y hay otros para los que no pagar es su forma de vida”. Con los primeros sugirió acercarse y conversar para enmendar la situación, mientras que con los últimos aconsejó emprender la acción legal. De no llegar a un acuerdo de pago, señaló que es posible un embargo ejecutivo para saldar la deuda.

Gómez refirió que tener numerosos deudores afecta a todos los habitantes. “Los condominios son una cuenta de gastos ya consumidos como la electricidad, el agua y las reparaciones. Al haber un solo moroso no se nota, pero cuando son muchos la junta no tiene como pagar la acreencia con los proveedores. No habrá capital para pagar emergencias”.

CIFRAS
81.300,53 bolívares será el gasto total por concepto de trabajador residencial
4.500 bolívares cuesta un bombillo para la iluminación de un inmueble
11% es la cantidad de morosos en cada edificio, según MiCondominio.com

Fuente. AMANDA GÓMEZ / El nacional.com

¿Qué es una casa pasiva?

El Instituto de Tecnología de la Universidad de Darmstadt en Alemania (Jeff Kubina)
 Una ‘Passivhaus’ cumple unos conceptos específicos de construcción que consiguen ahorrar entre un 70 y un 90% el consumo energético.

Lograr una temperatura perfecta dentro de casa sin pagar mucho dinero a la compañía de la luz, o del gas es un quebradero de cabeza para muchas familias. Que estar calientes en invierno o frescos en verano nos suponga grandes facturas es, en muchos casos, culpa de la misma casa. Pero existen construcciones que mejoran la eficiencia energética y reducen el consumo de energía sin renunciar a nuestras necesidades básicas. Este es el caso de las casas pasivas o passivhaus.

Estas construcciones son edificios pensados para aprovechar al máximo la luz y la radiación solar, con un altísimo aislamiento y una renovación del aire a través de un sistema de ventilación con un recuperador de calor. Se trata de un tipo de vivienda creada para mantener las condiciones atmosféricas ideales en su interior. El Instituto Passivhaus, de Alemania, es uno de los que concede este exigente certificado de eficiencia energética que sólo tienen 32.000 edificios en el mundo.

Según el Instituto Passivhaus la casa pasiva consumo un 90 por ciento menos de energía en comparación con una casa ya construida y un 75 por ciento menos que una casa de obra nueva, tomando como referencia los estándares europeos.

El concepto de casa pasiva nació en los años 90 de la mano de un grupo de arquitectos alemanes y suecos. Como explica la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), se trata en realidad de un modo de construir, una serie de normas energéticas que se pueden aplicar a cualquier construcción.

El estándar Passivhaus

Igual que la certificación ecológica de productos alimentarios, el Passivhaus define una serie de criterios ecológicos cuya puntuación debe sumar un factor mínimo para poder obtener la certificación. Estos criterios son: súper aislamiento en paredes, suelos y cubierta, orientación de la casa para aprovechar la radiación del sol y la ventilación mediante un recuperador de calor, ventilación cruzada durante el verano, eliminación de puentes térmicos, estanqueidad de la edificación, y finalmente puertas y ventanas de alta precisión.

Hoy en día el certificado Passivhaus, incluye criterios especiales para cada clima, así en un clima mediterráneo, se tendrá en cuenta la mayor incidencia de sol y las menores variaciones de temperatura entre día y noche, en verano, sin embargo, será necesario un control más estricto de la incidencia solar para evitar el sobrecalentamiento de la vivienda. En un clima como el nuestro una de estas casas consigue ahorros del orden del 90% en comparación con el gasto de energía de una vivienda convencional.

En climas más fríos una casa pasiva funciona como una tetera. Su interior es tan hermético que no deja escapar prácticamente nada del calor que se genera, por ello, con muy poca energía podemos calentar toda la vivienda. El calor interior se mantiene gracias a un sistema de ventilación mecánica que efectúa la renovación de aire del exterior de forma súper eficiente.

Neus Palou

Fuente: La Vanguardia

España: El Co-housing: La nueva moda en casas para envejecer con tus amigos

Fuente: www.ellahoy.es
  ¿No te imaginas viviendo lejos de tus amigos? La nueva moda en casas del Co-Housing es la solución perfecta para ti. ¡Y encima ahorraréis en gastos!

Siempre se ha dicho que los amigos de verdad son para toda la vida, pero ahora podemos afirmar que esto puede llegar a cumplirse literalmente. Una nueva forma de comunidad ha permitido a muchas personas de diferentes países vivir y envejecer junto a sus amigos sin perder su propia privacidad. ¿Quieres saber cómo? Te contamos todo sobre el Co-housing: la nueva moda en casas.

¿Qué es el Co-housing?

El Co-housing o la co-vivienda es el nombre con el que se ha denominado a una nueva forma de vivir en comunidad en la que se llega al equilibrio perfecto entre la vida privada y la social. Se basa en formar pequeñas comunidades de viviendas privadas con servicios comunes para aprovechar los recursos al máximo y evitar el despilfarro de dinero mediante la cooperación. Estas agrupaciones se realizan comprando casas muy cercanas entre sí o, incluso, todos los pisos de un edificio.
Nació en los años 60 en Dinamarca con la finalidad de ahorrar en gastos gracias a la colaboración de todos los miembros, pero su éxito se extendió hasta países como Estados Unidos y España, donde muchas personas ya no sólo deciden agruparse siguiendo esta iniciativa, sino que planean hacerlo con sus amigos y familiares más cercanos.
Servicios comunes

Los servicios comunes son el pilar que sostiene esta nueva concepción de vivir en comunidad, y es que compartir algunas actividades vitales no sólo nos permite ahorrar, sino también socializar en cualquier momento. Algunos de ellos suelen ser la gestión de la comunidad, un comedor, zonas de jardín e invernadero, salones de actos, salas de juegos, servicios de lavandería e, incluso, una zona habilitada para el cuidado de los niños. Muchos de estos serían imposibles de conseguir por separado, pero en conjunto es viable disfrutar de todos ellos.
¿Y la intimidad?

Algunas personas confunden el Co-housing con la pérdida de la vida privada al compartir tantas actividades con otras personas, pero en absoluto. Cada uno de los miembros de la comunidad cuenta con una casa privada, por lo que no se pierde la intimidad, sino que se gradúa.

Ventajas

Esta forma de agrupación cuenta con muchos beneficios, siendo el primero el ahorrar en gastos viviendo junto a tus seres queridos. Con esto estás asegurando un clima cordial y de cooperación, y tendréis la oportunidad de estructurar la comunidad a vuestro gusto, eligiendo desde si preferís un entorno rural o urbano hasta los servicios comunes que queréis.
Por otro lado, todos conseguís una casa mucho más grande a un precio menor. ¿Cómo es posible? Imaginemos que a una casa de 80m2 se le eliminan aquellos espacios que están compartidos. Evidentemente, la casa tendrá un espacio útil superior para todo lo demás.
Finalmente, y para acabar con el mejor de los beneficios, es que podréis seguir viviendo experiencias inolvidables con las mejores personas del mundo y envejecer a su lado. Sin duda, una de las mejores formas de disfrutar de la vida.

¿Qué te ha parecido el Co-housing? ¿Te animarías a probar? Te recomendamos que también eches un vistazo a estos consejos para decorar tu primera casa y, si estás pensando en mudarte, a estos trucos para la mudanza perfecta.

Diana Grau

Fuente: ellahoy.es

Crowdfunding inmobiliario, una tendencia irrefutable

Fuente: www.imobiliare.com
 El CF inmobiliario tuvo un crecimiento impactante en el 2015, pues el mercado alcanzo 2.6 BN USD en transacciones; más del 150% de incremento sobre el habido en 2014, según el Massolution Crowdfunding Report
2015.

Hoy en día, el internet y las redes sociales han propiciado la colaboración y la cooperación entre individuos como nunca antes. Si bien los “likes” en Facebook no salvan vidas, sí pueden hacer un cambio importante después de compartir, twitear o dar “like” a un evento. Estamos empezando apenas a experimentar el impacto de las redes sociales y de la interconexión del colectivo para un fin u objetivo común.

La acción colectiva a través del internet es el común denominador para lograr un cambio rápido, llámese derrocamiento de un presidente en Egipto, la destitución de un funcionario público en México o lograr el lanzamiento de un nuevo producto. La economía de las masas (Crowd Economy) o la acción colectiva es inclusiva, disruptiva y traspasa cualquier barrera posible . Las masas necesitan un medio para expresarse y en este contexto surgen plataformas como Uber, Airbnb o Spotify, mismas que cambian industrias por completo, rompiendo paradigmas de negocios. Es el poder de las personas conectadas lo que hizo que una campaña como el ya famoso “Ice Bucket Challenge” generará conciencia sobre el síndrome ALS, y que mediante la participación, el nombramiento social (tagging) y los retos, la fundación recibiera 98.2 millones de dólares comparados con los 2.7 que obtuvo un año anterior.

El poder de la participación colectiva para acelerar la innovación o alcanzar alguna meta específica se concretiza claramente a través del crowdfunding ocrowdfunding2 fondeo colectivo; dicha modalidad ha hecho que muchas ideas se hagan realidad. El veredicto de las masas no sólo valida planes de negocio e ideas, sino que también les brinda soporte financiero, retroalimentación, valor e iteración. Plataformas como Indiegogo y Kickstarter han hecho realidad proyectos, revolucionado productos como fue el caso del reloj Pebble Smartwatch a principios de 2013, anticipándose al lanzamiento del Apple watch.

Diferentes industrias han sido trastocadas por la economía de las masas: la transportación con Uber y Lyft; la renta física de espacios con Airbnb o Wework; el sourcing masificado (Crowdsourcing) en plataformas como Freelancer o Fiverr; y los préstamos entre particulares (Peer to peer lending o P2P lending) con plataformas como Lending Club, Prosper y Funding circle, entre otras.

Diferentes tipos de fondeo colectivo

Hay varios tipos de crowdfunding, y es importante saber cuál se acomoda a tu proyecto, aunque para la mayoría de los expertos, su elección dependerá sobre todo de la fase del negocio en la que te encuentres. Joan Riera, profesor de ESADE, lo explica muy bien. “La primera etapa correspondería al crowdfunding de donaciones y de recompensa, en el que el emprendedor tantea el mercado para generar métricas. Cuando ya ha validado el producto, se va al crowdfunding equity para levantar capital de arranque”.

Crowdfunding de donaciones

Varios particulares realizan microdonaciones para sacar adelante un proyecto sin obtener nada a cambio. Normalmente este tipo está más vinculado a proyectos sociales y/o culturales, aunque es cierto que también lo podemos ver de forma muy minoritaria en proyectos empresariales.

Crowdfunding de recompensa o perk-based

La primera fórmula de crowdfunding empresarial y quizá la más extendida en
nuestro país. Este tipo de estrategia ofrece a cambio un descuento, precio más asequible o exclusividad, que sería la recompensa”; como un pre encargo. Es útil para testar la viabilidad de tu propuesta y generar métricas. No hay participación en la compañía ni devolución del dinero. Kickstarter e Indiegogo son las plataformas predominantes en este tipo de fondeo.

Crowdfunding equity o de inversión

En este tipo de fondeo existe intercambio de capital por acciones en la compañía. Plataformas como Angel’s List, o Early Shares o Seed Invest son líderes en este tipo de crowdfunding. Se fondean compañías nuevas entre mucho inversionistas ángeles.

Crowdfunding de préstamo o crowdlending o P2P lending

Es un préstamo a cambio de un interés. Se vincula más a la financiación de circulante, y por tanto, a una tercera fase de la startup. Las peticiones pasan por los departamentos de riesgo de las plataformas, pero al repartirse el riesgo entre varios prestamistas, es más fácil alcanzar las cantidades buscadas. Puede ser de dos tipos: “francés (el inversor recibe pagos mes a mes) o americano (el inversor recibe todo el dinero más el interés al final del préstamo)”. Plataformas como Lending Club, Prosper y Funding Circle figuran entre las más representativas en este tipo de fondeo.

Crowdfunding Inmobiliario

La industria inmobiliaria no ha sido ajena a esta revolución tecnológica del crowd economy a través del fondeo colectivo de desarrollo inmobiliario o crowdfunding (CF) inmobiliario. A través del fondeo colectivo, cualquier persona interesada en invertir en bienes raíces lo puede hacer desde la comodidad de su hogar de una forma fácil y siempre de la mano de una plataforma acreditada. Con lo anterior, se eliminan las altas barreras de entrada a un universo de inversiones que antes estaban reservadas sólo a personas con contactos en el medio y con requerimientos grandes de capital. El CF inmobiliario tuvo un crecimiento impactante en el 2015; el mercado alcanzó 2.6 BN USD en transacciones, más del 150% de incremento sobre el habido en 2014, según el Massolution Crowdfunding Report 2015. 

Para 2016, se estima que cierre en 3.6 BN USD en transacciones en el sector inmobiliario, y 34.4 BN USD en toda la industria de crowdfunding a nivel mundial.

La razón detrás de este crecimiento exponencial es que los inversionistas se han dado cuenta de lo atractivo de las inversiones por fondeo masivo. El fondeo masivo les da acceso a oportunidades a las que no tenían acceso anteriormente con montos relativamente pequeños. Una persona puede ser copropietario de una propiedad comercial o residencial con una inversión desde 50 mil pesos, al usar una plataforma de crowdfunding. La plataforma debe de asegurar la calidad del patrocinador (desarrollador) que está bcf_texto1uscando fondeo, así como la viabilidad financiera del proyecto.

Los desarrolladores y dueños de inmuebles también se benefician al obtener créditos o inversión de forma más rápida y de fuentes alternas a la banca comercial. Eso ayuda a facilitar la inyección de capital a nuevos proyectos.

Actualmente en México, una persona que desee hacer una inversión inmobiliaria tiene la opción o bien de comprar un activo (casa o departamento), o bien invertir en alguna Fibra a través de la bolsa. La primera opción le implica un monto sustancial y el tener que meterse a adecuar el activo a fin de rentarlo o revenderlo. La segunda opción le acerca a diversificar su cartera, pero la persona no tiene la capacidad de seleccionar en qué activos invierte su dinero. Esto lo resuelve la plataforma de crowdfunding, al permitirle escoger en qué activo específico invertir, y con un monto mucho menor al que tuviera que erogar comprando una propiedad.

En Estados Unidos existen más de 80 plataformas diferentes de fondeo colectivo inmobiliario especializándose en diferentes zonas geográficas, diferentes tipos de activos (residencial, comercial, oficinas o industrial) y distintas formas de fondeo (inversión en capital o deuda). Un caso sonado es el de Prodigy Network, siendo incluso material de estudio en Harvard Business School, por su éxito al fondear la Torre Bacatá en Bogotá -el edificio más alto en Colombia- vía crowdfunding; este proyecto fue fondeado por más de 3,000 personas.

Otros proyectos exitosos en Estados Unidos incluyen: 17 John Street con 25 MM USD, y AKA United Nations con 10 MM USD, levantados por el mismo Prodigy Network; Cumberland Metro en Chicago, que consiguió 18.5 MM USD para un parque de oficinas al sur de la ciudad; 94 Fulton Street en Nueva York con 8 MM USD, levantados a través de la plataforma ifunding.com para el desarrollo de un edificio de 75 niveles. Otro caso es el financiamiento de 5 M USD para el 7th Gate Mixed Use Center en Phoenix, AZ por Realty Shares, un edificio en el centro de Phoenix que representó para gente común, la oportunidad de participar en un activo muy atractivo con un descuento del valor de reposición en un área donde ya no existían predios disponibles.

En México ya empiezan a surgir plataformas de fondeo colectivo en diferentes sectores como Expansive.mx (Crowdfunding Inmobiliario), Kubofinanciero (P2P Lending), Fondeadora (Crowdfunding de donación), Prestadero (P2P Lending) o Play Business (Crowdfunding de equity).

Es innegable la tendencia hacia este tipo de plataformas de fondeo colectivo, pues se especializan en una industria específica, lo que les da una ventaja para identificar oportunidades, sin tener que lidiar con la burocracia existente en instituciones financieras, por lo que pueden responder ágilmente a los requerimientos del mercado. Asimismo, tienen la ventaja competitiva de ser abiertas para cualquier persona, tirando barreras de entrada antes existentes, al tiempo que el usuario puede invertir, donar o prestar desde la comodidad de su casa.

A través de la Secretaria de Hacienda, el gobierno trabaja en la regulación de la industria “Fintech” a fin de reformar la ley actual del mercado de valores; probablemente esté lista para principios de septiembre de este año. El Secretario de Hacienda resaltó factores que hacen de México un lugar fértil para desarrollar un ecosistema sólido para esta industria.

“Por una parte, la reforma en materia de Telecomunicaciones ha aumentado la cobertura de los servicios de voz y datos a costos cada vez más bajos. El otro factor es consecuencia de la Reforma Financiera, que busca crear más crédito y en mejores condiciones. En este sentido, la inclusión financiera es uno de los objetivos de esta reforma, y Fintech es una de las herramientas para lograrlo”, destacó Videgaray.

Según estimaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el mercado inmobiliario (Retail, Residencial, Oficinas e Industrial) ascendió aproximadamente a 400 MM MXN en 2015, siendo el 33% del total para el sector residencial; se estima que sólo el 55% se fondea a través de la banca comercial. Aproximadamente 59 MM MXN son financiados directamente por particulares; cifra que podrían multiplicarse si este tipo de inversiones toman tracción e impulsan el crecimiento inmobiliario en nuestro país, haciéndolo accesible a muchos más inversionistas.

por Adolfo Zavala , Socio fundador de Expansive Capital
az@expansive.com

Fuente: inmobiliare.com

viernes, 9 de septiembre de 2016

Los 5 grandes desafíos tecnológicos a los que se enfrenta el agente inmobiliario del siglo XXI

Fuente: www.idealista.com
 La tecnología evoluciona a una velocidad muy superior a la que la mayoría de los profesionales es capaz de asimilar. Esto sucede también en el sector inmobiliario. Los nuevos avances plantean retos que a los profesionales deben dar respuesta e integrar en su día a día para no quedarse obsoletos ante un mercado cambiante. Los vídeos 360º, el ‘big data’, los drones, la impresión 3D o la inteligencia artificial son algunos de los principales desafíos que deberán afrontar en los próximos años.
Visitas virtuales con vídeos 360º

¡El tiempo es oro! Y conocer una vivienda desde cualquier parte, mediante conexión a internet y un dispositivo móvil es posible gracias a las visitas virtuales que pueden realizarse por vídeo, incluso en 360º. Permiten asesorar al cliente sobre la vivienda que busca sin necesidad de desplazamientos, lo que supone un ahorro de tiempo importante. Esto es toda una ventaja para el experto inmobiliario ya que le permite expandir geográficamente su negocio y abrir el abanico de clientes sin hacer una gran inversión.

El ‘big data’

Gestionar y analizar un elevado volumen de datos es uno de los retos más importantes a los que debe enfrentarse actualmente el experto inmobiliario. Existen herramientas que permiten a los expertos conocer mejor el entorno urbano, así como el comportamiento social y económico de la ciudad. De esta forma, se consigue un conocimiento detallado que le permite asesorar a sus clientes sobre cuáles son las zonas en las que se tarda más en vender un inmueble, en qué zonas es más recomendable invertir o qué visibilidad tienen los locales comerciales según la calle.

Los drones

Permiten captar imágenes desde las alturas de forma muy rápida y con gran calidad. Además de ayudar en el sector de la construcción al ser útiles en la vigilancia y gestión de las obras, también pueden ser muy eficaces en la venta de las viviendas ya construidas: permiten al futuro comprador conocer más sobre la zona y el entorno en el que se sitúa la vivienda de una forma mucho más visual y atractiva.

La impresión 3D

La impresión 3D puede hacerse casi todo… incluso construir casas. Este fenómeno ha cuajado muy bien en el mercado inmobiliario, lo que supone todo un reto para los expertos. Y es que la impresión 3D, hoy en día, sirve para todo, y no solo para las grandes construcciones. Gracias a esta tecnología se pueden realizar planos en relieve, reformas y reparaciones en el hogar.

Inteligencia artificial

El experto inmobiliario César Villasante analiza en su blog la llegada de la inteligencia artificial al sector. Es muy útil para gestionar las fotografías publicadas en la red, de manera que una única herramienta puede ser capaz de analizar, para después clasificar y etiquetar de forma autónoma lo que percibe: “Es capaz de reconocer diferentes estancias y espacios de un inmueble (cocina, baño, parking, comedor, terraza, vista exterior de un edificio, etc.), e incluso detalles como pasillos con extintor, pisos reformados o antiguos, pisos amueblados o sin amueblar”, lo que supone una ayuda en el trabajo del experto inmobiliario.

Fuente: Idealista.com

Cómo la tecnología ha transformado el mercado inmobiliario

Fuente: www.ticbeat.com

El sector inmobiliario está sustentando gran parte de su recuperación, tras superar la crisis que asola a esta industria desde 2008, en las nuevas tecnologías.

Es la cara y la cruz de la economía española, el sector que protagonizó el mayor crecimiento de nuestro país en toda su historia pero que también ha puesto rostro a la crisis más profunda que se ha vivido (y se sigue viviendo). Hablamos del sector del mercado inmobiliario, una industria que después de la profunda reestructuración vivida desde 2008 (con la caída en desgracia de grandes compañías del ramo, tanto promotoras como constructoras o comercializadoras, de la talla de Habitat o Martinsa-Fadesa) comienza a levantar su alma herida con un incremento notable de las ventas en 2015 y unas buenas perspectivas de cara a este 2016 que comenzamos.

En ese sentido, el pasado curso se superó, por primera vez desde que comenzara la crisis inmobiliaria, la cifra de 400.000 viviendas vendidas en España. Se trata de una cifra muy alejada del cerca de millón de casas comercializadas en pleno ‘boom’ pero que denota la buena marcha de esta industria. De cara a este ejercicio, los expertos prevén unas ventas de alrededor de 460.000 viviendas, cantidad similar a la que se espera para 2017.

En este proceso de recuperación ha tenido que ver, sobre todo, el aumento de poder adquisitivo en los bolsillos de la clase media española y la vuelta del crédito a los interesados en una hipoteca gracias a la ruptura del inmovilismo de la banca después de la burbuja inmobiliaria que ha destrozado sus balances. Pero, también, la tecnología ha jugado un papel primordial para superar el tradicional anquilosamiento de este mercado y posicionar al cliente en el centro de su actividad.

En ese sentido, tras la crisis, las empresas inmobiliarias han hecho un especial esfuerzo para modificar sus entornos tecnológicos, especialmente de cara a sus consumidores y sus potenciales clientes. Así, mientras que en 2008 podíamos encontrar aún muchas páginas web estáticas e incluso basadas en Flash de este tipo de compañías (constructoras, comercializadoras y promotoras), que destacaban por lo plano de sus contenidos y su diseño anticuado, ahora la inmensa mayoría de las empresas del sector han optado por webs ‘responsive’, ágiles y flexibles, donde priman el producto a la información corporativa y en la que buscan la interactuación con el cliente. En ellas, emulan -en lo que concierne al proceso de búsqueda de vivienda- a los grandes portales inmobiliarios que, sin duda, se han alzado ya como la principal vía de acceso al mercado inmobiliario, con grandes nombres como Idealista o Fotocasa en el horizonte.

La migración de las viejas webs en Flash a otros CMS de carácter ‘responsive’ no es baladí, ya que la mayoría de las visitas de los portales inmobiliarios ya llegan a través de smartphones o tablets. Además, se percibe una notable diferencia en el tipo de dispositivo desde el que se accede y el tipo de viviendas que se buscan. En ese sentido, TICbeat ha tenido acceso a los datos de Google Analytics de una promotora de alta gama de Madrid en la que el 60% de las visitas a su web llegan desde iPhone y iPad, un porcentaje que se da la vuelta en favor de Android en el caso de inmobiliarias o constructoras de viviendas más estándar o de gama media.
La importancia de la comunicación digital en el sector inmobiliario

Pero la transformación tecnológica no se limita a un remozo de la página web, sino que también se ha hecho una importante apuesta por la comunicación digital. En ese sentido, se ha buscado contar con presencia en aquellas plataformas donde se encuentra el cliente, no sólo para vender (aunque la publicidad online ha crecido de forma notable en este tipo de compañías al mismo tiempo que se ha estancado la inversión en publicidad tradicional) sino para “relacionarse” con él, para establecer un vínculo con el producto y la marca que trascienda el propio proceso de compra. Además, la llegada de las redes sociales a este mercado como un canal más de comunicación con el cliente ha permitido que se atienda la demanda comercial de forma más ágil e inmediata, además de servir como canal de atención al cliente en muchos casos.

Asimismo, numerosas empresas de esta industria han recurrido a Google Places para dar entidad propia a sus promociones o han optado por imágenes 360º del interior de la casa para poder ofrecer al usuario la experiencia de visitar el piso piloto desde cualquier sitio en cualquier momento.

Lo que está por venir

Y el camino de la transformación digital del sector inmobiliario no acaba ahí. De hecho, ya se están implantando de forma progresiva otras muchas innovaciones tecnológicas, como el uso de drones para conseguir imágenes aéreas y atractivas de las nuevas edificaciones, anteriormente tomadas por aviones, globos cautivos o helicópteros, a un precio infinitamente mayor y con una compleja logística.

Los drones, además, no sólo tienen esta vertiente comercial sino también tienen una aplicación muy relevante a nivel estratégico y operativo, ya que permiten tomar decisiones de inversión sobre el terreno o hacer seguimiento en tiempo real de las obras y detectar cualquier incidencia, como pérdidas térmicas de las viviendas. No obstante, este uso aún no tan extendido como “se vende”, en tanto que la regulación es estricta y está prohibido volar sobre espacios poblados.

El sector inmobiliario también se está rindiendo a la realidad virtual y aumentada. Es el último paso de la evolución prometida, el que amenaza con desterrar los antiguos planos, renders y maquetas y que llama a una nueva forma de comercializar en el que las emociones entran en juego. De este modo, ya no es necesario imaginar ni ver tu nueva casa, sino que puedes experimentar las sensaciones de entrar en ella. He aquí el factor crucial de la inmersión de la realidad virtual. En ese sentido, esta tecnología ofrece tantas posibilidades como el promotor esté dispuesto a asumir: maqueta virtual en 3D, piso piloto virtual, panorámicas 360º con integración en el entorno, configuración y personalización de acabados… y todo ello a través de apps móviles o de su inclusión en showrooms y oficinas de ventas. 

¿Y después qué? Parece que el siguiente paradigma en ser abordado será la gamificación, el uso de recompensas y badgets para fomentar la interacción con los clientes y mantener su interés y pasión por la nueva vivienda durante todo el proceso de construcción. Faltan apuestas decididas en este campo, pero poco a poco se irá explorando también este nuevo camino…

Fuente: Alberto Iglesias Fraga / TICbeat

Crowdfunding inmobiliario, una tendencia irrefutable

Fuente: www.imobiliare.com
 El CF inmobiliario tuvo un crecimiento impactante en el 2015, pues el mercado alcanzo 2.6 BN USD en transacciones; más del 150% de incremento sobre el habido en 2014, según el Massolution Crowdfunding Report
2015.

Hoy en día, el internet y las redes sociales han propiciado la colaboración y la cooperación entre individuos como nunca antes. Si bien los “likes” en Facebook no salvan vidas, sí pueden hacer un cambio importante después de compartir, twitear o dar “like” a un evento. Estamos empezando apenas a experimentar el impacto de las redes sociales y de la interconexión del colectivo para un fin u objetivo común.

La acción colectiva a través del internet es el común denominador para lograr un cambio rápido, llámese derrocamiento de un presidente en Egipto, la destitución de un funcionario público en México o lograr el lanzamiento de un nuevo producto. La economía de las masas (Crowd Economy) o la acción colectiva es inclusiva, disruptiva y traspasa cualquier barrera posible . Las masas necesitan un medio para expresarse y en este contexto surgen plataformas como Uber, Airbnb o Spotify, mismas que cambian industrias por completo, rompiendo paradigmas de negocios. Es el poder de las personas conectadas lo que hizo que una campaña como el ya famoso “Ice Bucket Challenge” generará conciencia sobre el síndrome ALS, y que mediante la participación, el nombramiento social (tagging) y los retos, la fundación recibiera 98.2 millones de dólares comparados con los 2.7 que obtuvo un año anterior.

El poder de la participación colectiva para acelerar la innovación o alcanzar alguna meta específica se concretiza claramente a través del crowdfunding ocrowdfunding2 fondeo colectivo; dicha modalidad ha hecho que muchas ideas se hagan realidad. El veredicto de las masas no sólo valida planes de negocio e ideas, sino que también les brinda soporte financiero, retroalimentación, valor e iteración. Plataformas como Indiegogo y Kickstarter han hecho realidad proyectos, revolucionado productos como fue el caso del reloj Pebble Smartwatch a principios de 2013, anticipándose al lanzamiento del Apple watch.

Diferentes industrias han sido trastocadas por la economía de las masas: la transportación con Uber y Lyft; la renta física de espacios con Airbnb o Wework; el sourcing masificado (Crowdsourcing) en plataformas como Freelancer o Fiverr; y los préstamos entre particulares (Peer to peer lending o P2P lending) con plataformas como Lending Club, Prosper y Funding circle, entre otras.

Diferentes tipos de fondeo colectivo

Hay varios tipos de crowdfunding, y es importante saber cuál se acomoda a tu proyecto, aunque para la mayoría de los expertos, su elección dependerá sobre todo de la fase del negocio en la que te encuentres. Joan Riera, profesor de ESADE, lo explica muy bien. “La primera etapa correspondería al crowdfunding de donaciones y de recompensa, en el que el emprendedor tantea el mercado para generar métricas. Cuando ya ha validado el producto, se va al crowdfunding equity para levantar capital de arranque”.

Crowdfunding de donaciones

Varios particulares realizan microdonaciones para sacar adelante un proyecto sin obtener nada a cambio. Normalmente este tipo está más vinculado a proyectos sociales y/o culturales, aunque es cierto que también lo podemos ver de forma muy minoritaria en proyectos empresariales.

Crowdfunding de recompensa o perk-based

La primera fórmula de crowdfunding empresarial y quizá la más extendida en
nuestro país. Este tipo de estrategia ofrece a cambio un descuento, precio más asequible o exclusividad, que sería la recompensa”; como un pre encargo. Es útil para testar la viabilidad de tu propuesta y generar métricas. No hay participación en la compañía ni devolución del dinero. Kickstarter e Indiegogo son las plataformas predominantes en este tipo de fondeo.

Crowdfunding equity o de inversión

En este tipo de fondeo existe intercambio de capital por acciones en la compañía. Plataformas como Angel’s List, o Early Shares o Seed Invest son líderes en este tipo de crowdfunding. Se fondean compañías nuevas entre mucho inversionistas ángeles.

Crowdfunding de préstamo o crowdlending o P2P lending

Es un préstamo a cambio de un interés. Se vincula más a la financiación de circulante, y por tanto, a una tercera fase de la startup. Las peticiones pasan por los departamentos de riesgo de las plataformas, pero al repartirse el riesgo entre varios prestamistas, es más fácil alcanzar las cantidades buscadas. Puede ser de dos tipos: “francés (el inversor recibe pagos mes a mes) o americano (el inversor recibe todo el dinero más el interés al final del préstamo)”. Plataformas como Lending Club, Prosper y Funding Circle figuran entre las más representativas en este tipo de fondeo.

Crowdfunding Inmobiliario

La industria inmobiliaria no ha sido ajena a esta revolución tecnológica del crowd economy a través del fondeo colectivo de desarrollo inmobiliario o crowdfunding (CF) inmobiliario. A través del fondeo colectivo, cualquier persona interesada en invertir en bienes raíces lo puede hacer desde la comodidad de su hogar de una forma fácil y siempre de la mano de una plataforma acreditada. Con lo anterior, se eliminan las altas barreras de entrada a un universo de inversiones que antes estaban reservadas sólo a personas con contactos en el medio y con requerimientos grandes de capital. El CF inmobiliario tuvo un crecimiento impactante en el 2015; el mercado alcanzó 2.6 BN USD en transacciones, más del 150% de incremento sobre el habido en 2014, según el Massolution Crowdfunding Report 2015. 

Para 2016, se estima que cierre en 3.6 BN USD en transacciones en el sector inmobiliario, y 34.4 BN USD en toda la industria de crowdfunding a nivel mundial.

La razón detrás de este crecimiento exponencial es que los inversionistas se han dado cuenta de lo atractivo de las inversiones por fondeo masivo. El fondeo masivo les da acceso a oportunidades a las que no tenían acceso anteriormente con montos relativamente pequeños. Una persona puede ser copropietario de una propiedad comercial o residencial con una inversión desde 50 mil pesos, al usar una plataforma de crowdfunding. La plataforma debe de asegurar la calidad del patrocinador (desarrollador) que está bcf_texto1uscando fondeo, así como la viabilidad financiera del proyecto.

Los desarrolladores y dueños de inmuebles también se benefician al obtener créditos o inversión de forma más rápida y de fuentes alternas a la banca comercial. Eso ayuda a facilitar la inyección de capital a nuevos proyectos.

Actualmente en México, una persona que desee hacer una inversión inmobiliaria tiene la opción o bien de comprar un activo (casa o departamento), o bien invertir en alguna Fibra a través de la bolsa. La primera opción le implica un monto sustancial y el tener que meterse a adecuar el activo a fin de rentarlo o revenderlo. La segunda opción le acerca a diversificar su cartera, pero la persona no tiene la capacidad de seleccionar en qué activos invierte su dinero. Esto lo resuelve la plataforma de crowdfunding, al permitirle escoger en qué activo específico invertir, y con un monto mucho menor al que tuviera que erogar comprando una propiedad.

En Estados Unidos existen más de 80 plataformas diferentes de fondeo colectivo inmobiliario especializándose en diferentes zonas geográficas, diferentes tipos de activos (residencial, comercial, oficinas o industrial) y distintas formas de fondeo (inversión en capital o deuda). Un caso sonado es el de Prodigy Network, siendo incluso material de estudio en Harvard Business School, por su éxito al fondear la Torre Bacatá en Bogotá -el edificio más alto en Colombia- vía crowdfunding; este proyecto fue fondeado por más de 3,000 personas.

Otros proyectos exitosos en Estados Unidos incluyen: 17 John Street con 25 MM USD, y AKA United Nations con 10 MM USD, levantados por el mismo Prodigy Network; Cumberland Metro en Chicago, que consiguió 18.5 MM USD para un parque de oficinas al sur de la ciudad; 94 Fulton Street en Nueva York con 8 MM USD, levantados a través de la plataforma ifunding.com para el desarrollo de un edificio de 75 niveles. Otro caso es el financiamiento de 5 M USD para el 7th Gate Mixed Use Center en Phoenix, AZ por Realty Shares, un edificio en el centro de Phoenix que representó para gente común, la oportunidad de participar en un activo muy atractivo con un descuento del valor de reposición en un área donde ya no existían predios disponibles.

En México ya empiezan a surgir plataformas de fondeo colectivo en diferentes sectores como Expansive.mx (Crowdfunding Inmobiliario), Kubofinanciero (P2P Lending), Fondeadora (Crowdfunding de donación), Prestadero (P2P Lending) o Play Business (Crowdfunding de equity).

Es innegable la tendencia hacia este tipo de plataformas de fondeo colectivo, pues se especializan en una industria específica, lo que les da una ventaja para identificar oportunidades, sin tener que lidiar con la burocracia existente en instituciones financieras, por lo que pueden responder ágilmente a los requerimientos del mercado. Asimismo, tienen la ventaja competitiva de ser abiertas para cualquier persona, tirando barreras de entrada antes existentes, al tiempo que el usuario puede invertir, donar o prestar desde la comodidad de su casa.

A través de la Secretaria de Hacienda, el gobierno trabaja en la regulación de la industria “Fintech” a fin de reformar la ley actual del mercado de valores; probablemente esté lista para principios de septiembre de este año. El Secretario de Hacienda resaltó factores que hacen de México un lugar fértil para desarrollar un ecosistema sólido para esta industria.

“Por una parte, la reforma en materia de Telecomunicaciones ha aumentado la cobertura de los servicios de voz y datos a costos cada vez más bajos. El otro factor es consecuencia de la Reforma Financiera, que busca crear más crédito y en mejores condiciones. En este sentido, la inclusión financiera es uno de los objetivos de esta reforma, y Fintech es una de las herramientas para lograrlo”, destacó Videgaray.

Según estimaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el mercado inmobiliario (Retail, Residencial, Oficinas e Industrial) ascendió aproximadamente a 400 MM MXN en 2015, siendo el 33% del total para el sector residencial; se estima que sólo el 55% se fondea a través de la banca comercial. Aproximadamente 59 MM MXN son financiados directamente por particulares; cifra que podrían multiplicarse si este tipo de inversiones toman tracción e impulsan el crecimiento inmobiliario en nuestro país, haciéndolo accesible a muchos más inversionistas.

por Adolfo Zavala , Socio fundador de Expansive Capital