martes, 4 de junio de 2013

VENEZUELA: LEY ORGANICA DEL TRABAJO

Nuevo horario sube condominios

Reforma de la LOTT incide en función de conserjerías y en los gastos comunes

imageRotate


No hubo cuotas especiales que atender pero aun así el recibo de condominio de Tulio Guerrero, residente de El Cigarral, pasó de Bs 700 a 1.200 de un mes para otro. Lo mismo le ocurrió a Ingrid Palacios, habitante de los bloques de Paulo XI (Petare), quien ahora tiene que pagar Bs 450 cuando antes cancelaba Bs 300.

"Los condominios no generan ingresos sino egresos, es la comunidad de copropietarios la que gasta para cubrir los servicios", dice Palacios, quien sin conocer a Guerrero comparte con él un incremento promedio de más de 30% en los costos de condominio, tras el ajuste que debieron hacer en sus residencias para cumplir con la Ley Orgánica del Trabajo, Trabajadores y Trabajadoras, vigente desde 2012.

La vigilancia privada y la labor de los trabajadores residenciales -otrora conserjes-, así como los gastos de mantenimiento (ascensores, bombas, jardinería) son de los renglones que sufrieron el incremento, no importa si se trata de personal directamente contratado por el condominio o subcontratado a través de otra empresa.

"La conserje no puede trabajar los fines de semana pero acordamos pagarle Bs 80 los sábados para que saque la basura", cuenta Andrea Barceló, desde un edificio en El Paraíso. El acuerdo fue iniciativa de la empleada que buscaba dos cosas: sumar Bs 320 a su salario mínimo mensual y evitar tener gran acumulación de desechos el día lunes, aun cuando se vulnera el derecho al descanso semanal que le otorga la Ley.

La limitación del trabajo durante fines de semanas para conserjes no es nuevo. Quedó como norma con la Ley de Trabajadores Residenciales (2011) mientras que la Lottt acortó la jornada semanal a 40 horas.

Tibaire Altuve, abogada especialista en Derecho Condominial, explica que esta condición ha llevado a condominios a cambiar las conserjes por compañías de mantenimiento, a prescindir de la limpieza el fin de semana o contratar a un nuevo trabajador. Sobre este último caso aclara que con la Lottt, aun cuando el personal de suplencia reciba pago a destajo, desde el primer mes ya establece una relación laboral con el condominio, lo cual le permitiría disfrutar de prestaciones, vacaciones y seguro social; todo calculado sobre la fracción de tiempo que labora.

De Bs 24 mil a Bs 32 mil aumentó el costo total por vigilancia para los residentes del condominio en una torre de apartamentos de Juan Pablo II en donde la empresa contratista del servicio incrementó los costos, a cambio de mantener los mismos turnos de trabajo.

En cambio, en las 12 torres de Sans Souci, donde contaban con tres vigilantes en caseta por turno de 24x24 horas, optaron por dividir el día en tres jornadas y contar con un guardia por cada horario, explica Magda Guerrero. Prescindieron de la ronda interna a cambio de garantizar presencia en las garitas, aunque no se libraron del aumento en el pago de condominio por el ajuste que la contratista hizo del salario mínimo.

"Tenemos que escoger entre mantener a un trabajador o sacarlo porque de dos que tenemos ahora debemos pasar a cuatro", advierte Palacios, para quien la vigilancia es una necesidad debido a la alta criminalidad de la ciudad.

Tulio Guerrero acota que en materia de vigilancia "la ineficiencia del personal" les hizo optar por dejar los huecos en turnos que no podían cubrir. Por su parte, la abogada Altuve explica que el reglamento de la Lottt permite, cuando se trata de turnos largos (no más de 12 horas), laborar cuatro días y librar tres.

Sobre el cambio de jornada del trabajador residencial, Guerrero afirma que comenzaron a laborar antes de promulgada la Lottt. "Cuando algo se daña y ella está libre, la junta se encarga. Se respeta el descanso porque antes la gente era muy desconsiderada".

"La Ley da varias atribuciones equiparables a las de una entidad laboral pero hay que dejar claro que los condominios no son empresas", precisa la abogada experta en Derecho Condominial, Tibaire Altuve.

"Apegarse a la Ley puede implicar el aumento de costos en la cuota mensual pero esto en ningún caso puede ser justificación para dejar de pagar. Lo importante es buscar acuerdos para reducir al mínimo la morosidad porque el esfuerzo de pago no puede ser solo de algunos propietarios", asevera Altuve.

En ese sentido, decisiones sobre eliminar la vigilancia, incrementar el número de trabajadores residenciales o el aumento en el pago de los servicios de mantenimiento contratados (ascensores, bombas, jardineros, etc.) deben presentarse y consultarse en asamblea de copropietarios y en ningún caso tomarse de forma unilateral por miembros de la junta.

Altuve aconseja apegarse lo más que se pueda a la Ley y evitar figuras fraudulentas (como pagar extra al mismo trabajador para que incumpla con sus días de descanso) que, en caso de una supervisión de la Inspectoría del Trabajo, redundarían en sanciones y más gasto para los condominios. ACL.
Fuente: ELUniversal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada